Translate

Bienvenidos a mi Blog

"El corazón del árbol sabe hacia donde tiene que crecer".
Ninja Assassin (2009)


Buscar en este Blog mediante Google

viernes, 14 de mayo de 2021

La UASD no volverá al pasado nefasto 

Neo Carmona  

Bajo la dirección de la Doctora Emma Polanco Melo, nuestra Universidad Autónoma de Santo Domingo ha experimentado importantísimos avances en materia del fortalecimiento institucional, gerencia eficiente y eficaz, manejo pulcro de los recursos, de transparencia, calidad docente y en los procesos administrativos; así como también en los servicios estudiantiles. Y, mejor aún, en la mejora continua de la calidad de vida y condiciones de trabajo del personal docente, de los empleados y las empleadas. Todo esto con presupuesto limitado y pese al impacto directo que ha tenido la pandemia provocada por el COVID-19 en el país y en el desarrollo de la cotidianidad académica de la institución. 

Emma Polanco ha logrado cambiar positivamente la imagen pública de la UASD. Pero no solo a lo interno sino más bien, ante la sociedad dominicana a la que nos debemos, ante el gobierno central al que le ha demostrado que puede manejar correctamente los recursos de los contribuyentes y, más aún, que las relaciones armoniosas UASD/Gobierno deben y pueden ser posibles, sobre todo para resolver en conjunto las problemáticas que afectan la universidad y el desarrollo nacional. De ahí que el presidente Luis Abinader haya venido demostrando su real compromiso con una UASD capaz de responder eficazmente a los retos que la sociedad y la educación superior pública de calidad demandan. Hoy nuestra academia es una institución más transparente, pertinente, desarrollada en investigación, tecnología y científicamente. 

Es por eso que no podemos permitir que los destinos de la Universidad Primada de América pasen a manos de quienes han evidenciado en el ejercicio del poder que son expertos en improvisación y retroceso. Es ahí precisamente donde radica la importancia de las elecciones del próximo año 2022, cuando hemos de elegir mayoritariamente al Doctor Jorge Asjana David como nuestro rector, que junto a su equipo de verdaderos académicos y verdaderas académicas, todos y todas comprometidos y comprometidas no solo a profundizar estos avances sino también en propiciar los que por falta de tiempo y de recursos nos serán imposibles en lo que resta de la gestión universitaria encabezada por Doña Emma, una rectora histórica más allá de ser la primera mujer en casi cinco siglos en dirigir el patrimonio cultural más importante de la República Dominicana. 

El Doctor Jorge Asjana David encabezará un equipo compuesto por vicerrectores y vicerrectoras, decanos, decanas, directores y directoras de escuelas así como de recintos, centros y subcentros del interior validados y validadas por el Claustro Universitario, de liderazgos probados; que han demostrado con su trabajo que merecen seguir aportando, desde posiciones más altas en la gestión universitaria, al servicio de la UASD abierta, plural y democrática.  

Seguiremos llevando la UASD por el camino de la modernidad y la excelencia. La UASD no volverá al pasado nefasto. 

 

El autor es servidor universitario

 

jueves, 6 de mayo de 2021

La desesperación de quienes no tienen nada que aportar al desarrollo de la UASD

Neo Carmona 

Lo que se espera de un candidato serio es que su campaña política se base en propuestas programáticas tendentes a beneficiar y mejorar la calidad de vida del colectivo social que aspira a dirigir.

Si este colectivo está compuesto por académicos, académicas, pensadores críticos, intelectuales, formadores y formadoras de conocimientos del más alto nivel, como lo es el profesorado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, se hace evidente que la calidad del debate y la seriedad de esas propuestas debe responder a la altura intelectual y cultural del personal docente del patrimonio social más importante del país.

Lo contrario a esto, es decir, las mentiras politiqueras con las que fácilmente se engañarían a obreros y obreras que no tuvieron la oportunidad de formarse es, sencillamente, tomar a nuestros docentes y nuestras docentes como tontos y tontas útiles, así como insultar la inteligencia que tantos sacrificios les ha costado cultivar a través del tiempo y la preparación continua.

Y es eso precisamente lo que ha venido haciendo el grupo que adversa el proyecto académico que encabeza el próximo rector de nuestra Universidad Primada de América, el Doctor Jorge Asjana David. Esto producto de la desesperación al quedar desnudados ante la familia universitaria a la que tienen más de siete años engañando con apoyos y números que no tuvieron ni siquiera en su mejor momento.

Han sido incapaces de presentar al electorado universitario una opción creíble de gestión que convenza a la comunidad académica de la idoneidad de su propuesta para beneficio de todos y todas. Sencillamente, porque en su concepción de la institución no la ven más allá de ser un medio para la satisfacción de sus intereses que, por demás, son todo menos compatibles con el modelo de universidad abierta, plural, democrática y al servicio del pueblo dominicano que le debemos al Glorioso Movimiento Renovador. Y no de un grupito como pretenden.

La docencia, la investigación, la extensión, la transparencia y el manejo correcto de los recursos, ejes transversales de la gestión universitaria, les son totalmente ajenos.

No conocen la gerencia eficaz que verdaderamente redunde en beneficio de una universidad con presupuesto extremadamente limitado y de gran responsabilidad social.

Ahora bien, son expertos en la improvisación sobre todo porque en décadas pululando en puestos de la gerencia universitaria, inclusive al más alto nivel, no hicieron más que tergiversar las funciones y responsabilidades propias de sus cargos para, como único medio de adhesión política, burocratizar los procesos que les son inherentes a los fines de poder ofertar como prebendas los derechos adquiridos de la familia universitaria para optar por las facilidades institucionales que garantizan una vida más digna. 

Sabios en su propia ignorancia, asumen que pueden comprar al personal docente, inclusive chantajearlo comprometiendo así la institucionalidad del Estado, aún cuando el presidente Luis Abinader Corona ha dado muestras contundentes de su interés en propiciar una forma de gobierno totalmente alejada de esas prácticas malsanas que tanto daño le han hecho a la sociedad dominicana.

 

El autor es servidor universitario 

 

jueves, 22 de abril de 2021

El futuro de la UASD: Pensarla como academia o destruirla

Neo Carmona 

La Universidad Autónoma de Santo Domingo es el patrimonio cultural más importante con que cuenta el pueblo dominicano, el mejor instrumento de nivelación social y la institución que ha hecho los más grandes y mejores aportes al país, formando profesionales de calidad, en todas las áreas del conocimiento, que contribuyen a su desarrollo y que tanto dentro como fuera de la República nos representan con dignidad y nos llenan de orgullo.

Es el legado más auténtico de la Guerra Patria de Abril y el Glorioso Movimiento Renovador, que le arrancó nuestra UASD a los esbirros del trujillismo. Y convirtió una universidad de élite, de gente de apellido y con dinero, en una institución abierta, plural y democrática; donde puede encontrar el camino de la superación académica, intelectual y profesional, sobre todo, el sector social más humilde y económicamente deprimido.

La única forma de preservarla para las presentes y futuras generaciones y que siga cumpliendo con su misión educativa y redentora es pensándola como lo que es: una academia. Lo contrario sería destruirla. 

¿Podríamos poner la dirección de la UASD en manos de un proyecto sin ninguna vocación académica, sin propuestas serias ni reales, sin visión de futuro ni la preparación gerencial correcta, sin que esto signifique su aniquilación como conciencia crítica de la nación y con ello dejar a la deriva el futuro del estudiantado nacional que no tendría otra institución para poder educarse y aportar a que tengamos una mejor nación, más justa y equitativa?

Es evidente que no.

El destino de la UASD debe pasar a las manos adecuadas: El proyecto académico que encabeza el Doctor Jorge Asjana David, que la siga asumiendo conforme a su naturaleza como institución de educación superior. Que continúe guiándola por la modernidad, la transparencia y el reconocimiento social por la excelencia y calidad de sus egresados y egresadas así como en todos sus procesos docentes y administrativos.

Un proyecto que fundamente su accionar de gestión universitaria en las necesidades y problemáticas de la sociedad para llevarles las soluciones adecuadas, precisas y pertinentes que requieren, mejorando su calidad de vida e impactando positivamente en su progreso continuo.

Ese es el proyecto que representa el Doctor Jorge Asjana David, acompañado de un grupo de hombres y mujeres comprometidos y comprometidas con los mejores intereses de nuestra UASD y el país, que compartimos su visión de institucionalidad, transparencia, respeto y perfeccionamiento de la labor docente, de extensión y de la investigación como pilares fundamentales para las transformaciones que demanda el pueblo dominicano. Y que la UASD está en la obligación de propiciar, siendo, además, y con nuestra responsabilidad ineludible, un ejemplo de administración eficaz y eficiente. 

Tal y como venimos demostrando bajo el liderazgo de Jorge. 


El autor es servidor universitario

miércoles, 14 de abril de 2021

Carta abierta a la maestra Mayra Sánchez: Próxima Decana de la FIA

 

Querida Maestra:

Es indudable que el mejor presente y futuro de la Universidad Autónoma de Santo Domingo requiere del compromiso y la entrega de sus mejores hijos e hijas. Aquellos y aquellas que, como usted, saben que nuestra UASD no solo es el patrimonio más auténtico de la nación dominicana que nos legara la Guerra Patria de Abril y el Glorioso Movimiento Renovador, sino que, además, tienen la plena conciencia de que hay que preservarla como la mejor vía con la cuenta la juventud para prepararse, superarse académica e intelectualmente así como contribuir al desarrollo del país, a la vez que cambian su realidad económica, personal y las de sus familias. 

En una sociedad dominada por el machismo, que se niega a dar a la mujer el sitial que le corresponde en el ejercicio del poder y la política, usted se ha impuesto como un referente de que en base a su preparación y profesionalismo ese espacio le pertenece. Y para orgullo de la mujer uasdiana ha sabido ir escalando en la gerencia académica y administrativa de nuestra institución. Y lo ha hecho con el sello de la calidad y la excelencia en cada una de las posiciones que ha ocupado, incluyendo, naturalmente, su rol en las aulas como creadora de conocimientos y formadora de generaciones de profesionales del más alto nivel. 

Integridad es la palabra que mejor la define, con un sentido de la responsabilidad y lo correcto innegociable que la ha hecho merecedora del respeto y la admiración de sus colegas, inclusive quienes políticamente le adversan.  

Una trayectoria de trabajo impecable la defiende en cualquier escenario, con una visión clara del papel que está llamada a jugar la Facultad de Ingeniería y Arquitectura, su cuerpo docente y sus egresados y egresadas, tanto a lo interno de la academia como en la construcción de una sociedad moderna, equitativa y justa, con profesionales cualificados que respondan eficazmente a la necesidades de la sociedad y los mejores estándares que rigen su profesión en todos los ámbitos. 

A pesar de que su humildad, otra de las características esenciales que la definen, no le permiten presumir de ello, sus pares la reconocen como una de las ingenieras mejor preparada de nuestro país y la respetan como tal. Lo cual pone de manifiesto su gran dedicación al ejercicio profesional ético de su carrera. 

Trabajadora incansable, con grandes valores, desprendida y solidaria, capaz de sacrificarse por las causas ajenas. Una mujer de equipo, coherente, de un trato exquisito y respetuoso hacia los demás; defensora a carta cabal de la institucionalidad, los reglamentos internos y del manejo transparente de los recursos. 

¡Esa es la ingeniera Mayra Sánchez!

Estoy seguro de que bajo su liderazgo y visión la Facultad de Ingeniería y Arquitectura alcanzará su pleno desarrollo, para orgullo de todos y de todas. 

Celebro que haya usted aceptado el llamado que le hace la historia para, junto al Doctor Jorge Asjana y nuestro equipo, construir el mejor presente y futuro de la FIA y de la Universidad Primada de América. 

¡Cuente con nosotros y nosotras, Decana 2022-2026!

 Neo Carmona

 

viernes, 26 de marzo de 2021

“Posverdad” en la política universitaria


               “La posverdad no es más que el reino de la mentira”.

Albert Medrán

(Director de comunicación de Change.org en España)


Neo Carmona 

El importante Diccionario Oxford definió posverdad (post-truth) como una “circunstancia en las que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales”. Además, la nombró palabra del año, como no podía ser de otra manera en aquel 2016 que convulsionaba al mundo entero con la victoria de Trump, en Estados Unidos. Y, en Europa, la salida del Reino Unido de la Unión Europea en el llamado Brexit. Esto sin mencionar, también en Europa, el rechazo italiano al referéndum para la reforma constitucional que propuso Matteo Renzi. Y más cerca de nosotros, en Colombia, el 50,21% con el cual se impuso el "no" al "si" impulsado por el presidente Juan Manuel Santos, en el referéndum para decidir sobre un acuerdo de paz con las FARC.  

Por su parte, la revista The Economist describe el concepto de posverdad como una confianza en afirmaciones que se “sienten verdad” pero no se apoyan en la realidad.

Al margen de quienes defienden la posverdad como un término novedoso para interpretar realidades que a todas luces desafían la lógica elemental y la verdad que avalan los hechos y los datos comprobados, me circunscribo entre quienes sabemos que se trata de un simple eufemismo para disfrazar mentiras, difundidas con plena conciencia de que lo son y con el fin de confundir, engañar y conquistar adeptos a causas que, inclusive, tomando en cuenta que tengan que recurrir a estas artimañas, debemos obligatoriamente dudar de sus bondades.

Aterrizado a la política universitaria, estamos hablando de un proyecto político, sin discurso ni propuestas serias, reales y creíbles. Y, por demás, sin vocación académica, como si nuestra UASD no fuera el patrimonio cultural y educativo más importante del país, el cual estamos en la obligación de preservar para que siga cumpliendo su misión en favor de las presentes y futuras generaciones.

De ahí a que recurren a las mentiras más evidentes y que invierten cuantiosos recursos en difundirlas en medios de comunicación masiva y redes de interacción de docentes y empleados, a fin de posicionar en el imaginario popular y académico una aceptación imposible, dada la naturaleza del proyecto en cuestión, el perfil de sus protagonistas y los intereses que representan.

En la UASD, las fake news (noticias falsas), alternative facts (hechos alternativos), término que hizo famosa a Killyanne Conway, consejera del ex presidente de los Estados Unidos Donald Trump, y precisamente por defender una mentira. Ni la post-truth (posverdad) tienen cabida en nuestra institución. 

Porque aunque ellos crean que no, la Universidad Primada de América es una academia, compuesta por pensadores y pensadoras, intelectuales del más alto nivel, creadores y creadoras de conocimientos, formadores y formadoras de los profesionales y las profesionales que garantizan el desarrollo del país. 

La UASD no es un ayuntamiento. Y la rectoría, su máxima representación ejecutiva, no es un premio de consolación que deba otorgarse por el simple hecho de acumular muchos años dentro del campus universitario.

 

El autor es servidor universitario

jueves, 18 de marzo de 2021

Más allá de las tres causales: El derecho de las mujeres a decidir

Neo Carmona

Empecemos por lo primero: El aborto debe ser legal, seguro y con asistencia económica y emocional por parte del Estado en cualquier circunstancia que la mujer, como dueña de su cuerpo y de su vida, lo decida. Así de simple.

Pero mientras llegamos a ese nivel ideal de desarrollo, consciencia colectiva y sentido común, el legislador está en la obligación de garantizar que las mujeres, niñas y adolescentes; pobres y vulnerables, que se vean en la necesidad de recurrir a esta práctica, no sigan perdiendo sus vidas con abortos clandestinos. Las ricas, evidentemente, no tienen ese problema. Pues lo pueden hacer de forma segura fuera del país. Pero también dentro, porque ni que nos fuéramos a llamar a engaño.

El oscurantismo religioso, la doble moral política y la hipocresía descarada no pueden seguir condenándonos como sociedad y condenando a nuestras mujeres, niñas y adolescentes a una muerte y traumas inminentes con embarazos incompatibles con sus vidas y productos de violaciones e incestos.

Y si no pueden ni siquiera garantizar las tres causales que darían paso, no a más abortos sino a que se practiquen de forma segura y sin riesgos para las mujeres, de qué nos sirve tener un código penal, un legislador y llamarnos un Estado de Derecho.

El presidente Luis Abinader está en la obligación moral no solo de observar el código si se aprobase sin las causales, sino también de propiciar, como líder del país y del partido que ostenta la mayoría en el Congreso Nacional, que sus legisladores y legisladoras aprueben un código penal que incluya, como mínimo, las tres causales. Tal y como se hace con los cuantiosos préstamos internacionales: de urgencia, en dos lecturas consecutivas y sin discusiones infames.

Es tiempo ya de marcar el rumbo que nos saque de la ignominia, el ostracismo y la vergüenza.

 

El autor es dominicano

miércoles, 10 de marzo de 2021

Jorge Asjana: El hombre que supo sacrificarse siempre y esperar su tiempo

Neo Carmona 


Si le preguntamos a los colegas cirujanos de Jorge, todos le apoyan. Sin embargo, como un común denominador, ninguno entiende completamente cómo siendo un profesional tan excelente en su área, no se dedicó a la práctica médica privada de la cirugía, lo cual; sin dudas, le habría hecho millonario. Algo en lo que también coinciden.   

Lo cierto es que Jorge siempre tuvo clara su vocación de maestro. Y más aún, su anhelo de servir y devolver a su Alma Mater el haberlo formado como uno de los mejores cirujanos de nuestro país.  

Es con este norte que Jorge empieza su carrera en la gerencia académica, desde la coordinación de su cátedra para más adelante dirigir su escuela, su facultad y llegar hasta la vicerrectoría docente de la academia. Reelegido en cada una de estas posiciones con el más amplio apoyo de sus pares. Y con características más que especiales que jamás podrían ser ignoradas: Como cuando repitió en el decanato por consenso y sin oposición alguna. O como en las dos ocasiones que ganó la vicerrectoría, a pesar del revés sufrido por sus acompañantes de fórmula. Lo que demuestra no solo la gran confianza del Claustro en su profesionalismo y gestión académica sino también una base de apoyo genuina y fuerte que le sigue independientemente del lugar donde se encuentre y que Jorge muy bien que ha sabido trasladar en beneficio de los proyectos a los que apoya. Inclusive sin él ser candidato. 

Con su preparación, carácter institucionalista, visión de futuro y sus altos estándares de respeto y servicio apegado a la ética y la moral cómo ninguno, hace ya muchos años que Jorge Asjana debió ser el rector de nuestra academia. Sin menoscabo de los avances y transformaciones que hemos experimentado en los últimos años, la UASD sin dudas fuera otra. Pero Jorge jamás pondría sus intereses y sus legítimas aspiraciones a servir desde la posición más alta, la rectoría, por encima de los intereses generales de la academia. Así las circunstancias le pusieron siempre a prueba. Nunca hubo discusión. Se trataba de la UASD, siempre en la disyuntiva de coyunturas eleccionarias históricas en las que estaba en juego su permanencia y pertinencia como patrimonio auténtico de la nación dominicana. 

Y Jorge siempre lo tuvo y lo tiene claro: entre él o la UASD su decisión siempre es la UASD y su bienestar, lo que mejor le conviene a su futuro y al de todos. 

Sin titubeos, sin buscar prebendas, sin aspirar jamás a repartirse la UASD cuán botín, sin condiciones más allá del desarrollo y fortalecimiento institucional por el que siempre ha trabajado. Así supo Jorge cada vez jugar su rol histórico y ponerse a la altura de lo que se espera de un académico auténtico y líder político comprometido. Negociantes siempre los hubo, siempre los habrá. Pero ninguno fue ni será Jorge Asjana David.  

Un hombre de lealtad y firmeza, al que jamás le tembló el pulso, ni se le infló el orgullo, aun pudiendo, para poner su buen nombre, su prestigio y sus fuerzas y equipo académico en favor de las fórmulas en las que tuvo a bien participar, con la plena conciencia que esa era la decisión correcta por el bienestar de la Universidad. Y que ese compromiso ineludible jamás encontraría resistencia. No en él. No con él. No por él. Negociadores y oportunistas siempre los hubo. Si siempre los habrá. Pero en ningún caso se llamará Jorge Asjana David.  

Si hay un líder político en nuestra Universidad que ha sabido prepararse, sacrificarse y esperar su tiempo para dirigirnos, ese es Jorge Asjana David: nuestro Rector del 2022-2026. 

¡Es tiempo de Jorge, es tiempo de la UASD! 

 

El autor es estudiantes y servidor universitario